La hidroterapia como aliada en la recuperación deportiva

Muchos deportistas dedican gran parte de su tiempo a la práctica deportiva, por ello someten su cuerpo a grandes dosis de esfuerzo que, muchas veces, culminan con la sobrecarga de sus músculos. Además, la importancia de alcanzar las metas establecidas, suele suponer en la mayoría de ocasiones, grandes sacrificios mentales que derivan en casos de estrés y tensión. Por todas estas razones, es importante dedicar cada semana un tiempo a la relajación del cuerpo y mente con el objetivo de huir de las sobrecargas y evitar, así, cualquier tipo de lesión.

stock-photo-2004164-fitness-womanUna de las soluciones a este tipo de problema es la hidroterapia, un factor clave para los deportistas por sus efectos beneficiosos en el desarrollo deportivo, pues puede ser fundamental para la relajación de los diferentes grupos musculares, la mejora de la circulación, la prevención de lesiones o como elemento liberador de tensiones.

Para alcanzar los beneficios que puede aportar el agua, las bañeras de hidromasaje pueden ser las grandes aliadas, ya que su uso está dentro de lo que se conoce como entrenamiento invisible y es clave para la recuperación del deportista y la compensación de las horas de trabajo y descanso.

Además del agua, es importante tener en cuenta los siguientes consejos para alcanzar una recuperación deportiva lo más eficaz y rápida posible:

  1. Hidratarse: es imprescindible recuperar el agua que se ha perdido con el entrenamiento, por ello es importante beber.
  2. Comer correctamente: nutre tu cuerpo de vitaminas, proteínas y minerales y consigue así regenerar los músculos.
  3. Estirar: después de cada sesión es importante estirar cada uno de los grupos musculares para reducir los dolores musculares y evitar futuras lesiones.
  4. Aprovecharse de los beneficios del agua: Un baño con agua caliente, no superior a los 39º durante 15 minutos al día, después de una jornada de entrenamiento, puede ayudar a regenerar los músculos así como permitir reducir la presión a la que han estado sometidos.
  5. Dormir bien: una noche de sueño es fundamental para descansar y prepararse para la siguiente sesión.